El país tiene sectores protagonistas como el automotor y el petrolero, pero las remesas siguen salvando a la economía tras los embates del Covid-19

Las divisas no son una fuente directa de ingresos para el presupuesto general de México, se trata de un flujo de efectivo adicional que se genera a través del comercio internacional. Sin embargo, este flujo es altamente importante para la nación, pues el país es altamente dependiente del comercio exterior y este representa poco más del 70% del Producto Interno Bruto (PIB) cada año.

Los sectores que significan mayor entrada de divisas a la economía mexicana son la industria automotriz, el turismo, el petróleo y las remesas.

Las exportaciones del sector automotor en 2021 fueron la principal fuente de divisas para México y se ubicaron en US$139.842 millones, aún cuando por la crisis de semiconductores y los problemas en la cadena de suministros a nivel global, los envíos al exterior disminuyeron en el segundo semestre de ese año.

Por su parte, el turismo en 2021 también tuvo una recuperación debido al desmonte de restricciones de viaje por cuenta del Covid-19. Para ese año el ingreso de divisas por turismo fue de US$19.795 millones de dólares, un 80% más que en 2020, y solo 19,4% por debajo de 2019. Para este sector el 2022 tiene una mejor cara, también por las aperturas internacionales y en el primer trimestre del año, la variación porcentual de ingreso de divisas por turismo en México fue de 3,9% menor al mismo periodo de 2019, según la Secretaría de Turismo.

El petróleo también es relevante en la economía local y en 2021 las exportaciones significaron US$29.216 millones en flujo de divisas hacia México, según cifras del Inegi, un nivel importante que se está viendo compensado también en 2022 por los altos precios del crudo a nivel internacional y que han rondado los US$100 por barril desde que inició la guerra de Rusia en Ucrania.

Un punto importante al evaluar estas cifras es que las divisas no se pueden comparar con la inversión extranjera directa en México, pues la inversión tiene tiempos diferentes para hacerse efectiva y que la entrada de las divisas se refleje en la economía.

Las remesas, un fortín importante

Durante 2021 las remesas que llegaron a México crecieron un 27,1% frente al 2020 y significaron un total de US$51.594 millones, una marca histórica para el envío de dinero desde el exterior.

Este hecho convirtió a las remesas en una de las fuentes de ingreso de divisas a México más importante después de la industria automotriz. En 2020, aún con los efectos de la pandemia, las remesas también habían sido protagonistas y significaron US$40.607 millones de ingreso de divisas a la economía mexicana.

Estas cifras demuestran que la recuperación económica global está teniendo efectos en el flujo del efectivo, lo que también dinamiza el consumo de diferentes sectores, pues los Estados que más dinero reciben en modalidad de remesas son los que más población migrante producen como Jalisco, Michoacán y Guanajuato.

Para lo que va de 2022, el Banco de México señala que las remesas también han alcanzado buenos niveles. Entre enero y mayo el país ha recibido US$22.412 millones provenientes de ciudadanos en el exterior, un aumento del 16,8% frente a los mismos meses de 2021. Solo en mayo el monto de las remesas fue de US$.5172 millones.

Las remesas son vistas incluso por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador como un rescate a la economía mexicana golpeada tras la pandemia. El mandatario ha agradecido en repetidas ocasiones a los 38 millones de mexicanos que viven en el exterior y ha precisado a medios que el envío de dinero fue lo que “nos sacó del hoyo, porque esto llega a más de 10 millones de familias mexicanas”.

Un reporte del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla) precisa que en el país cerca de 4,9 millones de hogares y unos 11 millones de adultos reciben remesas de sus familiares.