Si estás interesado en firmar un contrato de seguro de transporte, es fundamental que conozcas las condiciones de la póliza con el fin de entender las cláusulas del documento y todas las garantías a las que tienes derecho como usuario.

Como bien sabes, un seguro de mercancías o seguro de transporte, te brinda ciertas coberturas que protegen tus productos en caso de presentarse algún riesgo ordinario de tránsito, por lo que adquirirlo es de suma importancia para mitigar las posibles pérdidas económicas y evitar afectaciones en el balance financiero de tu empresa.

Por tal motivo, hemos escrito esta nota para contarte las consideraciones que debes tener en cuenta al momento de adquirir un contrato de un seguro de transporte, de modo que conozcas los puntos más importantes que no debes pasar por alto cuando decidas adquirir este servicio.

Elementos de un contrato de seguro de transporte

Empecemos por lo esencial.

En una póliza de seguros, existen 3 figuras obligatorias que componen la estructura del contrato. Estas son:

  • El asegurado o beneficiario: es la persona que adquiere el seguro, es decir, el cliente del servicio. En caso de presentarse un daño a las mercancías, el asegurado es quien recibe la remuneración económica.
  • El asegurador: es la empresa que ofrece los servicios de seguros.
  • El objeto asegurado: son los productos, artículos o mercancías que serán transportadas y, por lo tanto, aseguradas.

Asimismo, dentro de un contrato de seguro de transporte, existen diferentes términos fundamentales para su entendimiento:

  • Prima: se le denomina prima al valor total de la póliza, la cual se paga de acuerdo a su modalidad.
  • Deducible: es el dinero que la empresa de seguros no paga al asegurado en caso de presentarse una pérdida o daño a las mercancías. Es decir, es un valor “sustraído”, el cual es pactado previamente por la aseguradora en las condiciones del contrato de seguro de transporte.
  • Cobertura: es la protección detallada que la compañía de seguros ofrece en sus pólizas en caso de ocurrir alguna eventualidad.
seguro de mercancias

Tipos de contratos de seguros de transporte

En primera instancia, es importante que conozcas los tipos de contratos de seguros de carga que puedes adquirir con una empresa.

Estos tipos de contratos ofrecen diferentes condiciones que pueden ajustarse a tus necesidades o a las de tu mercancía, por lo que te recomendamos analizar la más conveniente para las operaciones de tu empresa.

Póliza por viaje o póliza individual

Como su nombre lo indica, este contrato de seguro de transporte cubre un único viaje, cuya cobertura comienza a partir del momento del embarque de los bienes. Por consiguiente, la protección de las mercancías termina cuando éstas llegan a su lugar de destino.

Por lo tanto, te recomendamos adquirir esta póliza en caso de necesitar que un producto sea entregado a un cliente específico.

Aunque se trata de un viaje único, en este tipo de contrato seguro de transporte se pueden incluir:

  • Escalas
  • Transbordos
  • Almacenamientos

Póliza flotante

Por otro lado, una póliza flotante hace referencia a un contrato de seguro de transporte que ofrece una cobertura más abierta y flexible por parte de la empresa aseguradora, cumpliendo ciertas condiciones específicas que han sido previamente establecidas por el cliente y la entidad.

Por lo tanto, este contrato de seguro de carga brinda la posibilidad de realizar modificaciones mientras transcurra su vigencia, como puede ser una ampliación de la cobertura para incluir nuevas mercancías que inicialmente no estaban contempladas.

Para ello, el tomador del seguro debe comunicar a la empresa todos los detalles del envío, suministrando los siguientes datos:

  • Destinatario
  • Medio de transporte utilizado y su identificación detallada
  • Descripción de la mercancía
  • Valor de la mercancía
  • Marcas
  • Pesos
  • Volumen

Dentro de este contrato de seguro de transporte, el tomador debe recopilar las operaciones realizadas por la empresa, ya sea de manera mensual o trimestral. Finalmente, se procede a ejecutar la liquidación de primas del periodo correspondiente.

En términos más generales, este tipo de póliza para transporte permite amparar la protección de múltiples mercancías provenientes de diferentes clientes, por lo que es habitual realizar numerosos viajes.

Al igual que en las pólizas individuales de transporte, en una póliza flotante también se incluyen escalas, transbordos o almacenamientos que sean necesarios.

Póliza abierta

En este caso, una póliza abierta es un contrato de seguro de transporte que protege mercancías enviadas a un único cliente, pero que incluye más de un viaje bajo una misma operación comercial.

Por ende, esta póliza ampara todos los trayectos que sean necesarios desde el punto de embarque hasta el lugar de destino, en donde se pueden incluir escalas, transbordos o almacenamientos.

Aunque es posible emplear más de un trayecto para esta modalidad, solamente deberás firmar un único contrato de seguro de transporte.

Pólizas “Forfait” o Término

Por último, las pólizas forfait tienen la finalidad de amparar un límite máximo del valor de una mercancía durante una cantidad de viajes específica, la cual varía de acuerdo al periodo de tiempo del contrato.

Sin embargo, este tipo de contrato de seguro de transporte es solicitado comúnmente por las empresas transportistas debido al gran número de viajes que realizan constantemente.

contrato de transporte
Fuente: Pexels

Cláusulas de un contrato de seguro de transporte

Ahora bien, es importante mencionar que dentro de las pólizas anteriormente mencionadas, pueden incluirse diferentes cláusulas que varían de acuerdo a las necesidades y capacidades financieras del cliente.

Nota: las coberturas de las siguientes cláusulas son mencionadas a nivel general. Sin embargo, es posible que cada compañía establezca diferentes criterios para cada una de ellas de acuerdo a sus políticas.

Dichas cláusulas se dividen en A, B y C, y contemplan las siguientes coberturas:

Cláusula C:

  • Incendio
  • Explosión
  • Encallamiento
  • Varamiento,
  • Hundimiento
  • Zozobra
  • Volcamiento (trans. Terrestre)
  • Descarrilamiento (trans. Terrestre)
  • Colisión
  • Descarga forzosa
  • Barrido de la cubierta

Cláusula B:

Esta cláusula incluye las mismas coberturas de la cláusula C y adiciona las siguientes:

  • Terremoto
  • Erupción Volcánica
  • Rayo
  • Entrada de agua de mar, lago o río en la bodega de la nave
  • Pérdida total cualquier bulto que se caiga por la borda

Cláusula A:

Por último, la cláusula A es la más amplia y, por lo tanto, cuenta con un valor de prima más alto que las anteriores. Además de incluir las coberturas de las cláusulas C y B, también adiciona las siguientes:

  • Robo
  • Hurto
  • Falta
  • Entrega de menos
  • Mermas,
  • Derrames
  • Pérdidas por roturas
  • Filtración
  • Lluvia
  • Agua dulce
  • Humedad
  • Nieve
  • Granizo
  • Influencia temperatura
  • Manchas
  • Acción directa o indirecta de otras mercancías
  • Contacto con animales, pájaros, etc.
  • Sudor de bodega
  • Quebrazón
  • Abolladuras
  • Ralladuras
  • Saltaduras
  • Dobladuras
contrato de seguro de mercancías
Fuente: Pexels

Cotización de un contrato de seguro de transporte

Luego de tener los anteriores puntos claros, es momento de solicitar una cotización para tomar la decisión de adquirir un contrato de seguro de carga.

Para ello, te recomendamos tener en cuenta los siguientes puntos:

  1. Tener a la mano los datos básicos de tu empresa, como:
  • Nombre completo
  • Dirección
  • Razón social
  • Detalles de la mercancía (nueva o usada)
  • Tipos de empaque o embalajes a utilizar
  • Monto a asegurar
  • Puerto de embarque
  • Puerto de destino
  • Detalles del medio de transporte

2. Tener la mercancía lista para despachar, en caso de que la empresa que ofrezca los seguros de transporte deba realizar alguna inspección o validación necesaria.

3. Solicitar diferentes tipos de cotizaciones, de modo que puedas analizarlas y elegir la que mejor se adecúe a las mercancías que vas a transportar.

seguro de carga
Fuente: Pexels

Recomendaciones para adquirir un contrato de seguro de transporte

Por último, queremos compartirte una serie de consejos que pueden ser de gran ayuda al momento de adquirir una póliza de seguro, de modo que puedas elegir la opción más adecuada para la protección de tus mercancías.

Antes de adquirir el seguro:

  • Analiza las diferentes opciones que existen en el mercado para que puedas realizar comparaciones acerca de las coberturas y las primas de cada propuesta.
  • Cuando recibas diferentes cotizaciones, asegúrate de revisar a detalle las condiciones de cada alternativa. Compara las coberturas y los valores de protección que ofrece cada una.
  • Del mismo modo, revisa específicamente los deducibles, los límites asegurados, las garantías y las exclusiones, pues son elementos imprescindibles para firmar un contrato de seguro de transporte.
  • Analiza las coberturas básicas, las adicionales y las que no se incluyen en la póliza. También, identifica los servicios de asistencia (si aplica).

Durante la compra del seguro:

  • Cuando hayas firmado el contrato de seguro de transporte y recibas la póliza, también tendrás acceso al clausulado, el cual contiene la descripción del producto a detalle y su funcionamiento en caso de un siniestro. Revisa las fechas de vigencia del seguro y valida que las coberturas sean las mismas que te ofrecieron en la cotización.
  • Por consiguiente, ten a la mano la cotización inicial y verifica que la prima sea la misma. Asimismo, revisa las fechas oportunas de pago que exige el contrato de seguro de carga.
  • Si identificas alguna inconsistencia en la póliza, comunícate de inmediato con la empresa encargada para aclarar lo ocurrido antes de que tus mercancías inicien su proceso de traslado.

Después de la compra del seguro:

  • Asegúrate que tus mercancías cuenten con su respectivo empaque y embalaje antes del proceso de embarque.
  • Construye una buena comunicación con la compañía de seguros para notificar cualquier cambio imprevisto.
  • Contacta inmediatamente a la empresa de seguros en caso de presentarse algún siniestro. Ten a la mano los números y/o correos de contacto.
seguro de carga
Fuente: Pexels

¡Este ha sido nuestro post!

Esperamos que esta nota haya sido de gran ayuda para comprender la importancia de leer las consideraciones de un contrato de seguro de transporte.

Como pudiste notar, es esencial que prestes el mayor detalle a cada una de las condiciones, coberturas y garantías que brindan las empresas, pues se trata de la protección de tus mercancías y de la tranquilidad de tu empresa.

Recuerda que en Mundi puedes adquirir un seguro de transporte de mercancías de manera 100% digital, con el cual podrás proteger tus productos durante tus actividades de exportación nacional e internacional.

Contamos con una de las mejores tasas del mercado, con un costo menor al promedio comercial, además de estar respaldados por Berkley, una de las compañías líderes en seguros a nivel global.

Contáctanos para mayor información y comienza a optimizar tus procesos comerciales.

¡Muchos éxitos!